25.7.11

Hoy

El día ha empezado temprano. No tanto como será una vez iniciado el ciclo escolar de Mariana. Pero he tenido mi mañana para:
  • Aclarar mejor la línea del tiempo de la nueva novela.
  • Depurar el inventario de personajes.
  • Escribir un par de páginas.
  • Probar la voz narradora y sentir que ahí está, que esa es.

2 comentarios:

coyote dijo...

Y ya sabes los refranes:"no por mucho madrugar..."; pero también "al que madruga..." Y seguirás siendo adicta al trabajo. En tu caso debe ser indispensable la autodisciplina. Un abrazo!

María Antonieta Mendívil dijo...

Ahora que estoy leyendo "De qué hablo cuando hablo de correr" (muy recomendable), me siento una ingenua intentando una disciplina. Pero bueno, la familia para mí es vital. Y una cosa es la autodisciplina y otra robotizar la vida de quienes te rodean. Saludos, Coyote :D , siempre es un gusto verte por aquí.