17.11.13

Otros desvelos

Ahora las desveladas no sólo son mías. Debo dejar a Mariana a sus llamados pasadas las 5 am. Y luego hay que recogerla más allá de la medianoche.
Ahora el desvelo es orgullo por una jovencita que hace lo que le apasiona, que aprende, que avanza, que duerme poco a cambio de aprendizaje. Una jovencita de 18 años segura de su vocación.
Orgullosa de ella. No importan los desvelos.


No hay comentarios.: