18.8.14

Martí Soler

Y ahí estuvimos.


Con el patriarca. Orgullosos y conmovidos. También sus nietos y algunos de los sobrinos nietos quienes, ya culminado el evento, pudieron distenderse en una de las terrazas del Palacio de Bellas Artes.




No hay comentarios.: