3.9.16

Este día

Una persona muy cercana y querida me dio testimonio de fuerza y lucha contra la enfermedad.
Una mujer, madre, amiga, decidió no luchar más, cualquiera que haya sido su lucha interna.
Una joven detuvo el tráfico en pleno Insurgentes en hora pico para rescatar, con toda la paciencia, a un perro herido.
Una anciana desconocida me ofreció el resguardo de su paraguas mientras caminábamos en la misma acera.
Una casa, que no es mía, me prestó en soledad su penumbra para descansar una hora, y sentí el abrazo de esas personas en fotos, que ya se han ido y no se han ido.
Una familia, la mía, coincidió en casa, en la cocina, con sus risas, sus roces, su caos, sus diferencias, su desbordante amor.




No hay comentarios.: