26.9.10

Lectores del Capomo tiempo después

Hace algún tiempo escribí aquí sobre La flor de capomo, una canción mayo. A partir de ese post, he seguido recibiendo comentarios. Todos con experiencias entrañables alrededor de esta canción y muchos de ellos se han convertido en lectores fieles, leales. De tal manera que mantenemos una comunidad más allá del nido de palabras: es la comunidad del capomo.

Así Coyote y su familia nos invitaron a comer a mi novio y a mí durante nuestra estancia en Guadalajara por la FIL; así Fred se ha mantenido constante en este nido, y ha construido un diálogo a su vez con Coyote... Y así se ha ido tejiendo una red que me hace muy feliz por los recuerdos que yo tengo de esta canción, mi amor a ella, las características simbólicas de esta flor que sobrevive a crecidas e inundaciones. Y por convocar a lectores que de otra manera no hubiera tenido la fortuna de conocer.

Hoy recibí otro comentario, anónimo, proveniente de Coahuila: otro (a) enamorado (a) de la Flor de Capomo.

17 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Estimada Marían!
La Flor de Capomo, nuestra canción.
En efecto, la canción nos identificó, y mira ya son varios comentarios en casi tres años..
Gracias Marian, gracias al Sr. Coyote.
Y bueno nosotros en tres años como día Neruda ya nos somos los mismos..
¡Somos mejores!
Un abrazo
Escribiste entonces:
"Alicia, la novia de mi hermano Martín, me invitó a montar. A pelo. Sin silla de montar. Yo era niña. Tenía quizá 10 años. Anduvimos por el monte, lleno de brizna seca, con el sol muy bajo y naranja. En el silencio montaraz, ella me cantaba "La flor de capomo", ¿la conoces?, me preguntó. Le dije que no, entonces me la cantó en mayo.
Este es uno de los momentos más memorables en mi niñez...."
Podría decirte parafraseando al poeta libanes Gibrán Jhalil Gibrán que las cosas que el niño ama quedan en poder del corazón hasta la vejez"..
Triguenyita hermosa
tütulikë yötu
kápo sehuáta bénasi_jíbba huerama
ínapo ento ilítchi
énchi basilároa
énchi enamorároa
kánne_jíba hueráma.

María Antonieta Mendívil dijo...

Pues mira, Fred, se siguen uniendo al Capomo. Y es muy curioso ese traslape de tiempos que se da en la red. Alguien lee hoy algo que se escribió hace 3 años. El comentario de hoy se queda sepultado allá, el post de hace 3 años. Lo padre es que hay lectores que desde entonces siguen caminando. Y en realidad, digo yo, todo empezó por la pregunta de Coyote, la petición de la letra, que tardó mucho tiempo en conseguirse, a través tuyo.

¡Saludos, Fred!

Anónimo dijo...

Nuestra canción; la canción de los recuerdos; hoy la busqué y la escuché después de no sé cuántos años y los momentos regresan, la sonrisa, la nostalgia; gracias, gracias, ya sé qué le llevaré a mi padre la próxima vez que lo visite, y la escucharé de nuevo... a su lado, abrazando su compañía. Gracias Antonieta, Fred, Coyote,

Abrazos,

Eidania

María Antonieta Mendívil dijo...

Eidania, me da mucho gusto lo que me dices. Y sentí especial complicidad, pues este fin de semana veré a mi padre para festejar su cumpleaños.

Un saludo, Eidania :D

Anónimo dijo...

Mira qué bien Antonieta, pues felicidades anticipadas a tu padre y cuando le des su abrazo, que sea doblemente fuerte, por el que va de mi parte. También quiero visitar a mis padres el fin de semana no quiero esperar hasta el cumpleaños de mi padre, pues aún falta un mes y un día, aparte, ya quiero ver esa sonrisa que sé me regalará cuando escuche la canción.
Saludos,
Eidania.

María Antonieta Mendívil dijo...

Pues ojalá puedas verlo pronto. Qué fortuna tener a tus dos padres. Siempre he tenido curiosidad por saber en qué ciudad vives y en dónde tus padres.

Un abrazo, Eidania.

Anónimo dijo...

¡¡¡Pues mira que falta de confianza la tuya Antonieta!!! :D; puedes preguntar lo que gustes, de verdad, vivo en Culiacán, Sin; y mis padres en un Rancho a hora y media de aquí, así que, aquí tienes tu casa y a hora y media de aquí, TAMBIEN; y SI, definitivamente es una gran fortuna el tenerlos con nosotros.
Saludos,
Eidania

María Antonieta Mendívil dijo...

:D mil gracias, Eidania. ya sé, qué falta de confianza o de descaro norteño.

Tengo familia en Sinaloa, así que lazos hay.

¡Saludos!

Anónimo dijo...

- Ya ves, pues hay que seguir extendiendo esos lazos, familia, amigos, lectores, :D;
Que tengas un buen día!
Saludos,
Eidania

María Antonieta Mendívil dijo...

Gracias e igualmente, Eidania :D Por lo pronto, compartamos el café virtual esta mañana.

¡Saludos!

Anónimo dijo...

- Gracias Antonieta :D, pero te faltaron las galletitas también para acompañar el café :D;

Saludos,

María Antonieta Mendívil dijo...

Que se hagan las galletas, entonces :D

coyote dijo...

¡Gratas noticias alrededor de Flor de Capomo!
Curiosamente, el 02 de octubre mientras celebramos el 32 Aniversario de Nuestra Generación, comenzaron a tocarla mientras que bailaba con una entrañable amiga originaria de Mazatlán y ¡ que se la canto en cahita al oido ! no´mbre pa´que les cuento lo sorprendida y emocionada. Mis bonos subieron, de manera que al final que llegó el mariachi me pidieron que la cantara.¡y sí como no, para todos ustedes!
Esta historia continuará...
Un abrazo a tod@s l@s CAPOMOS

María Antonieta Mendívil dijo...

Bueno, bueno, Coyote :D Qué bien quedaste :D Ya se te extrañaba por aquí en la comenta sobre el capomo. Pero se te perdona por la osadía, la buena memoria, el buen detalle, y el gusto por esta canción.

Saludos a ti y a tu familia.

Anónimo dijo...

¡Dos de octubre no se olvida Coyote!
Fue hace 8 días, caray,
Y cómo estuvo eso de cantar al oido, quedo, en susurro, ¿qué te dijo la dama Coyoye?, además de los bonos que se subieron mejor que a Slim.
Un abrazo Sr Coyoye a través de este Nido de Marian
FA

coyote dijo...

Pues digamos que a media voz, porque muy quedo no me hubiera escuchado por el volumen del sonido del conjunto, y además para que se distinguieran las dos versiones simultáneas. Ora que no creo que siendo una melodía alegre luciera de a quedito.
Y qué me dijo?
¡oye que bonita versión! nunca la había escuchado y menos pensé que me la cantaras,cómo la aprendiste?
Y yo: pues ya ves que alguna gracia tengo, es una canción del pueblo yaqui, y de mis preferidas.
Y sí, ¡LUCIDORA!

María Antonieta Mendívil dijo...

:D Me siento escuchándolos con una cerveza cada uno.

Ya están a mano: Fred enseñó a Coyote La flor de Capomo y Coyote a Fred un buen consejo de galantería.

:D