25.1.12

Los 10 libros que cambiaron mi vida

Javier Munguía, editor de Letrarte, está realizando esta encuesta:

¿Cuáles son los 10 libros que cambiaron tu vida?

Aquí está la lista, pero aprovecho mi blog para explicar de qué manera esos libros cambiaron mi vida:
Demian me abrió otro mundo, el oscuro, el cruel, pero también el trascendente; una trascendencia que no tenía que ver con Dios, no el que me enseñaron en la escuela. Es el libro que movió todos mis esquemas.

Así hablaba Zaratustra, llegué a él gracias a Demian y a la necesidad de leer sobre el nihilismo. Es un libro que me atemorizó con su "Dios ha muerto", pero que me abrió la puerta a una exploración personal del que todavía tengo mis herencias.

La noche de Tlatelolco fue un regalo de mi madre, me lo regaló como un libro prohibido, que no debía sacar de casa ni enseñar a nadie. "Las paredes escuchan", me dijo. Los pasos de los jóvenes protestando en las calles en el 68 me provocaron pesadillas e insomnio por noches enteras. Fue el libro por el que me interesé en la realidad social y política de México.

Diario de Ana Frank me fue regalado por mis padres con toda la inocencia: una niña que escribe, como tú. ¡Pero bueno! ¡Lo que esa niña escribía era una realidad aterradora! Leer el diario de una niña que muere me obsesionó con el tema de la muerte desde muy pequeña. No tenía impulsos suicidas, pero pensaba que la muerte me revelaría todas mis preguntas y deseaba morir.

El Principito es otra manera de dar un vuelco a la realidad: cuestiona sin golpear, te cambia sin dolor. Quizá por eso es tan profunda y entrañable la experiencia de leerlo.

El cuerno de caza me aproximó a un tipo de literatura fantástica, sutil, fuerte, alegórica. Y me hizo entender que eso quería de la literatura: sensaciones, la inmersión en otro mundo, indagar en la condición humana, generar atmósferas.

El señor de los anillos fue cien vueltas de tuerca a lo que me dio El cuerno de caza, además me dio el tipo de escritor al que quería aspirar: gente sencilla, con rutinas, con orden, con una vida familiar, disciplinada.

Sobre los acantilados de mármol me hizo interesarme por la conciencia del lenguaje, el rigor en la escritura, la profundidad de un compromiso personal; leyendo los diarios de Ernst Jünger encontré esta novela, que busqué por cielo mar y tierra. Fue una gran experiencia conocer este libro desde el proceso explicado en los diarios, hasta el resultado final.

Piedra de sol fue una lectura portentosa, descubrir la capacidad del lenguaje para explicarlo todo, para llevarnos a asir todo, la realidad, su origen, su porvenir, la mirada honda y personal, y todo con canto.

Cántico espiritual me regaló la unión entre los tres ejes que me interesan y determinan: la espiritualidad, el erotismo y la impronta de la experiencia personal en el proceso de escritura. Saber que san Juan de la Cruz escribió este poema bellísimo, melodioso, intrincado de significado mientras estaba preso en un calabozo, me hace recordar que no hay pretexto para no escribir, y que aun la ruindad ilumina sobre el proceso de escritura.

8 comentarios:

elena dijo...

Mom, te extraño...
Besos. La Ele

María Antonieta Mendívil dijo...

¡Ele! Mi vida está... no de cabeza, porque creo que todo está en su lugar y estoy muy contenta. ¡Pero necesito días de 32 horas! Escríbeme un correo y cuéntame cómo estás. Un abrazo.

elena dijo...

Sí, me imaginé, Mom...
Te escribo entonces.
Un beso.
E.

María Antonieta Mendívil dijo...

Leída. Pronto, respondida :D

elena dijo...

Besitos, Mom.

María Antonieta Mendívil dijo...

Besos, Ele. Ya leí tus 10 :D

Fred Alvarez dijo...

¡Hola Marian!
Abro este hermoso "Nido de palabras" y leo los libros que cambiaron vuestra vida a saber:
Demian, Herman Hesse.
Así hablaba Zaratustra, Friedrich Nietzsche.
La noche de Tlatelolco, Elena Poniatowska.
Diario, Ana Frank.
El Principito, Antoine de Saint-Exupèry.
El cuerno de caza, Sarban.
El señor de los anillos, J.R.R. Tolkien.
Sobre los acantilados de mármol, Ernst Jünger.
Piedra de sol, Octavio Paz.
Cántico espiritual, San Juan de la Cruz.
¡Felicidades!
Coincidimos con Piedra del Sol de Paz y con Friedrich Wilhelm Nietzsch en Asi hablaba.., Me encanta "La canción de la Noche:
Hay Una versión que dice:
"Es de noche: ahora cantan más alto todas las fuentes cantarinas (en otra habla de manantiales o de un surtidor). Mi alma es también una fuente cantarina. Es de noche: todas las canciones de los enamorados se despiertan. También es mi alma una canción de enamorado. Algo oculto en mi quiere elevar la voz. Hay en mi un ansia de amor que habla el lenguaje del amor.
Soy luz: ¡Ah si fuera noche! Pero la luz que me envuelve constituye mi soledad. ¿Por qué no seré sombra y tinieblas? ¡Cómo calmaría mi sed en los senos de la luz! ¡También a vosotras, estrellitas titilantes, luciérnagas del cielo, os bendeciría! Y me regocijaría con el regalo de vuestra luz. Pero vivo de mi luz propia; en mí termina la llama que de mi brota… (ED. Así hablaba Zaratustra, colección Biblioteca Edaf 1971 , pp. 98-
Por cierto Marian es enorme la influencia de Nietzsche en Rubén Darío en el poema “El día que me quieras…
“El día que me quieras tendrá más luz que junio;
la noche que me quieras será de plenilunio,con notas de Beethoven vibrando en cada rayo
sus inefables cosas,
y habrá juntas más rosas
que en todo el mes de mayo.
Las fuentes cristalinas
irán por las laderas
saltando cristalinas
el día que me quieras.
El día que me quieras, los sotos escondidos
resonarán arpegios nunca jamás oídos.
Éxtasis de tus ojos, todas las primaveras
que hubo y habrá en el mundo serán cuando me quieras…” (no comento del fusil que hicieron en el Cono Sur)
¿Sabes? Esa pregunta que hace Javier Munguía, editor de Letrarte: “Cuáles son los 10 libros que cambiaron tu vida?, la hizo hace cuatro años Benjamín Prado . Buena muy similar él preguntó” qué 10 libros han cambiado tu vida?” (Para El País Semanal)
Y este fue el resultado de 100 escritores
http://www.elpais.com/elpaismedia/eps/media/200808/10/portada/20080810elpepspor_1_Pes_PDF.pdf
El texto se puede leer en mi Blog:
http://fredalvarez.blogspot.com/2008_08_10_archive.html
Un abrazo Marian:
Fred Alvarez

María Antonieta Mendívil dijo...

Así hablaba Zaratustra fue un golpe a la conciencia y a los paradigmas de entonces. Pobre mi madre que me lo regaló sin anticipar lo que estaba por venir.

Gracias por compartir, como siempre, Fred, y poner en la mesa palabras y relaciones entre ellas y autores.

Creo que Javo con su pregunta hizo eco de aquel trabajo de El País, sin intento de disimulo.

Saludos, Fred, es siempre un gusto verte por aquí.