28.2.12

Otro 28 de febrero

Fue un 28 de febrero. Él y yo iniciamos un camino que nos tiene aquí y ante un horizonte creciente.

Un 28 de febrero, como la fecha en que mi hermano tuvo el accidente y la muerte.

Y ese mismo 28 de febrero del inicio, me llamó mi padre, y entonces la fecha tuvo un nuevo sentido, y fue una sonrisa colocada sobre otra: ese día también era el aniversario de mis padres, el día que iniciaron algo que los llevó a horizontes crecientes.

2 comentarios:

BlancheWorld dijo...

A veces es curioso como una fecha puede significar tanto en nuestras vidas...saludos, Blanca de Mexicali

María Antonieta Mendívil dijo...

Sí. Hay fechas que nos persiguen con su pedagogía y simbolismos. Un abrazo (aprovecharé para pasar por tu sitio).
Saludos.