3.9.12

Esa sensación

De terminar el trabajo del día, no importa la hora que sea. Los niños están dormidos después de compartir el día. El silencio y la calma. Mi pijama. Meterme bajo las mantas tibias. Y, por fin, tener tiempo para leer. No importa las páginas que pueda antes de que me venza el sueño.

2 comentarios:

Dulce Carolina dijo...

Hola :)
Después de un día con muchas actividades, es reconfortante llegar al tiempo de lo que nos gusta hacer, a menudo pasa que trato de apresurarme para poder lograrlo, solo termino muy cansada y al momento de tomar un libro o lápiz y papel termino dormida (creativamente también). Pero tienes razón no importa las paginas , el objetivo es hacerlo.

Saludos!!
Carolina

María Antonieta Mendívil dijo...

También el cansancio puede darnos algo productivo. Siempre recuerdo que las características más humanas y coloridas de mis personajes han llegado en esos momentos en que el agotamiento no me permitía ni una palabra.
¡Saludos!