5.11.08

Demasiadas cosas suceden


Este fue mi año dedicado a la calma. Pero el mundo va rápido. Muy rápido. Muchas cosas cambian, Muchas cosas suceden


s í , m u c h a s c o s a s s u c e d e n

Hoy amanezco sombría. Hoy amanezco esperanzada también. Hoy amanezco enojada y también serena.

Porque ayer parecía suceder todo en un sólo día: el avionazo, la muerte de Mouriño, Obama, ¡Obama! y...

Ayer Mariana recibió una noticia que la lastimó. Y no soporto que nadie la lastime. Sólo yo sé lo que es verla triste a ella que siempre está feliz, sonriente, bromista, cantarina.

Con todo, ayer las dos veíamos las noticias, acurrucadas juntas. Sí, el mundo es difícil. La vida no siempre es fácil.

El triunfo de Obama era disonante con la tragedia. Pero no, no lo era tanto. La esperanza es saber que a pesar de debacles, crisis, tragedias la palabra cambio llega siempre con buena fe. La esperanza es una llama: quema e ilumina. No podemos evitar el mal que hacen otras personas. Esperanza es creer que podemos ser más fuertes que ese mal.

Y yo lo sé: Mariana se hace más fuerte.

6 comentarios:

coyote dijo...

Ser feliz no basta. La vida es mucho más.

María Antonieta Mendívil dijo...

ser feliz no es fácil ni lo es todo, pero a los padres nos toca cuidar de los hijos y hacerlos felices. si no somos nosotros, ¿entonces quién?

coyote dijo...

Si, los padres son el principal apoyo en los momentos difíciles de los hijos. Esos momentos críticos pueden servir para hacer valoraciones que de otra manera no hubieramos considerado con la misma profundidad. Y es cuando la experiencia cuenta para afirmar un abrazo generacional.
Reciban Abrazo Fuerte!

María Antonieta Mendívil dijo...

Un abrazo, Coyote. Sí: fuerte.

ilucy in the sky with diamonds dijo...

un abrazo maria antoniette, mi esperanza es que las explosiones en la vida son para despertar de letargos internos de conformismo, a veces hay que destruir cosas que idealizamos para crecer, te mando un abrazo lindura.

María Antonieta Mendívil dijo...

¿eres tú, fernanda? gracias por venir a este nido. sí, tienes razón, y creo que algo de ese efecto tuvo en mi vida. un abrazo y por favor, salúdame a todos los de ensenada. me daré un paseo por tu blog. un abrazote :-)