26.11.08

PD a Tj

tomé una agenda vieja y sí: ahí venían los teléfonos de mis tías, a quienes no veo desde hace mucho tiempo. viven en tj, podría buscarlas. el hombre de o ponto me anima: sería maravilloso. intenté cada día. no: una contestadora con voz atildadísima en inglés, o sólo el timbre seco, hueco, extraviado.

no. no pude. fue imposible.

pero sí vi a mi prima nelly y a sus hijos. y me quedé enamoradísima de dante: un pequeño de piel apiñonada y ojos verdes, limpios, que me hizo regalos y me escuchó atento en toda la lectura. lo vi por primera vez, y cuando me dijo tía sentí que lo conocía y quería desde siempre.

4 comentarios:

coyote dijo...

La sangre llama. Me imagino tu emoción ¡súper!

María Antonieta Mendívil dijo...

fue muy bello, ambos niños (bueno, vane es una adolescente guapísima, con los ojos de mi abuela) me decían tía con toda la naturalidad. es lo bonito de ser familia. hay lazos que están ahí, lo sepas o no.

mar adentro dijo...

Qué bien que hay más de ti o como tú o con algo de ti en esa ciudad.

María Antonieta Mendívil dijo...

sí, mar adentro querida, algo de mí tiene tijuana, además de recuerdos :-)