20.5.09

Poesía Isabelina 2

Pues justo cuando tengo a la otra presentadora (por el cambio de fecha Imanol Caneyada ya no pudo ser mi presentador), Rabito vuelve con su cuello isabelino. Este accesorio ¿será una especie de humo blanco? ¿el augurio de la nueva unción?

No puedo dar detalles, pues pertenecen a la intimidad de Rabito, pero ha sido operado y una enorme cicatriz le atraviesa su pancita ya de por sí flaca. Nuevamente trae su cuello blanco para que no lama sus heridas.

Las mías -de verlo así, triste, decaído, somnoliento por los medicamentos, desganado, silencioso, quieto- sí necesitan ser curadas y mimadas.

2 comentarios:

Sylvíssima dijo...

Zùmbale, no me digas que ya no habrá otros rabitos en el mundo?!

María Antonieta Mendívil dijo...

Sí, seguiremos siendo una familia pequeñísima y sin más descendencia :D