12.8.10

Una maleta

Descubrí que mi vida puede caber muy bien en una maleta. Una libreta, un par de libros, un bolígrafo, ropa y mis vanidades más que suficientes.

Descubrí que otra ventana, otra luz, otro clima, otro despertar me hacen escribir más. Poesía.

Me descubrí ajena en mi cama, en mi habitación tan mía, al regreso. Descubrí que puedo volver y continuar.

Descubrí el inicio de la segunda parte de mis caligrafías.

4 comentarios:

coyote dijo...

Bien por cada nuevo amanecer. Renovarse es vivir. Saludos y en espera de tus caligrafías.

María Antonieta Mendívil dijo...

Es buen ejercicio el viajar. Hay un morir a lo propio y nacer a lo nuevo.

Saludos, Coyote, a ti y a la familia.

coyote dijo...

Y "no eches en la maleta lo que no vayas a usar, son más largos los caminos pal que va cargao de más"
Hoy escucharé a Zitarrosa, de los dicos viejitos.
Saludos.

María Antonieta Mendívil dijo...

De seguro a Fred le encantará tu cita :D

Hablando de poco equipaje y caminos ligeros, tengo tantas ganas de hacer el camino a Santiago. Ese sí sería aprendizaje sobre ligereza, desapego, providencia.

¡Saludos, Coyote! Me da gusto escucharte contento y cantarín :D