15.1.10

En cambio los tankas


Según algunos autores, su principal utilidad era la de transmitir mensajes secretos entre amantes; una pequeña síntesis matutina de lo que una tempestuosa noche de sexo había representado para el autor, como queriendo volver a las maneras y palabras del cortejo, algo así como una nota de agradecimiento al proporcionador de tan carnales placeres. Se enviaban escritos en un abanico o amarrados a una flor en botón y eran entregados en propia mano por un mensajero a quien se recompensaba con un trago y la oportunidad de coquetear un poco con el personal doméstico.

Y aquí esto mismo, un poco más, y el tanka más bello, según algunos.

2 comentarios:

coyote dijo...

Yo quedo atrapado en la brevedad de la poesía japonesa.

María Antonieta Mendívil dijo...

Es una belleza, "hormiga sin sombra", como la describe Maurice Coyaud.

Saludos, Coyote :D