18.6.11

El Nuevo Mexicano

La entrevista fue en una vieja casona de la Condesa. Lloviznaba tenue. Y la charla fue más bien como una tarde relajada de charla, con un té en las manos.

Si quieren leerla, pueden encontrarla aquí.

2 comentarios:

Aurora García dijo...

Tienes razón, Marian. La gente no nos debe nada por nuestro talento, al contrario, si acaso nos sorprendemos a nosotros mismos como poseedores de algún talento entonces la deuda es nuestra, o mejor dicho, el deber es nuestro.
Espero que Nuria siga confortable en su suite *****

:)

María Antonieta Mendívil dijo...

Pues coincido contigo, Aurora :D Y la suite sigue pareciendo un lugar confortable y en expansión constante ;D

Un abrazo fuerte a los dos :D