3.3.15

Enredada



Estuve el fin de semana en Hermosillo (pisa y corre) a dar una conferencia sobre blogs para @sonorabloggers. En la charla me salí un par de veces del guión escrito para hablar de la sociopatía que el mundo endilga a quienes no tienen redes sociales. Como era mi caso.
No dejaba de dejarme sin explicación tener un blog donde se vierte la vida (a veces con un cedazo, admito) pero no facebook, tener whatsapp pero no twitter, asesorar en redes sociales pero no usarlas.
Luego en reunión familia, mis sobrinas terminaron por convencerme. Me he reencontrado con primas de quienes hacía décadas no sabía nada; con amigas que quedaron fuera de mi alcance por esa obstinada oposición a usar redes sociales. Un bicho me picó este fin de semana. Espero que la roncha, todavía inflamada y roja, pase pronto.

2 comentarios:

palabraforte dijo...

Esa roncha no es mala, las herramientas siempre están por un propósito, sí las usamos correctamente nos acercarán a los que están lejos, o de los que estamos lejos, sólo debemos cuidar no dejarnos llevar y crear distancia de los de al lado.

María Antonieta Mendívil dijo...

Nunca mejor dicho. Gracias, Saludos!