13.1.09

Isleños

Ya quedó el capítulo 4 de la II parte de mi novela... A veces uno escribe cosas sin saber el provecho que puede sacarle después. O puede ser que uno se mueva en un terreno de exploración donde finalmente todo está interconectado con sentido.

Después de cambiarle varias veces el nombre y la nacionalidad al cuidador de la casa de mar, decidí dejarlo irlandés y llamarle Erin. Me gustó que significara isla. Me gustó que un hombre que emigra de Irlanda y encalla en una playa sonorense lleve en el nombre su origen remoto. Me gustó que tía A y él compartieran la misma lengua.

Una isla es un trozo de tierra, sin embargo es más mar que tierra. Una isla es como la extremidad de sus habitantes, un soporte para sostenerse sobre el agua. Siempre es más la vocación por el mar.

2 comentarios:

shaula dijo...

me cae bien la tía agnes... también erin. :D ...y las islas... bueno, hay recuerdos agridulces sobre una isla son sábanas de arena. un beso enorme.

María Antonieta Mendívil dijo...

y tú me caes bien. aunque te andes acordando de cosas tristes (agridulces, pues) que ya no deberías recordar. un beso :D