26.1.09

Vuelvo a mi querido Álamos




Este jueves 29 de enero, 11 am, presento la novela La reina baila hasta morir (Ediciones Fósforo, 2008) de Eve Gil, en el marco del Festival Internacional Alfonso Ortiz Tirado que organiza el Instituto Sonorense de Cultura.




5 comentarios:

FredBlog dijo...

Hola María Antonieta!
Que envidia estar en Alamos, Sonora. ES maravilloso y más en estos días de festivalcultural
Pásatela bien
Fred Alvarez

María Antonieta Mendívil dijo...

Sí, la verdad que sé ese envidiable vivir la experiencia. Es curioso vivirlo sola. Mi hija está en exámenes y no me pudo acompañar. Pero todo lo que vivía quería compartirlo. Lo padre es la gente: en cada terraza, banqueta, restorancito hay algún lugareño que te hace charla. Gracias, Fred.

FredBlog dijo...

Hola María Antonieta!
Lástima que no pudo ir vustra hija contigo.
Recibí información de Alamos recientemente a través de Sylvia http://orquideasymariposas.blogspot.com/
Conocí ese lugar allá en los inolvidables sesentas (tu no nacías) cuando era un "plebe", en una visita de un día. Me encantó; años después regrese y por lo que he leído y me dices se antoja estar un fin de semana y caminar, caminar y charlar con la gente.
Cualquirr día me descuelgo, PD.
Saludos
Fred Alvarez
PD: Saludos a vuestra hija.

FredBlog dijo...

Hola María Antonieta!
Lástima que no pudo ir vuestra hija contigo.
Recibí información de Alamos recientemente a través de Sylvia Manríquez. http://orquideasymariposas.blogspot.com/
Conocí Alamos, allá en los inolvidables sesentas cuando era un "plebe" en una visita de un día. Se me hizo lejísimos, pero valio la pena. El lugar me encantó; años después en los 80 regrese y por lo que he leído y me dices se antoja estar un fin de semana y caminar, caminar y charlar con la gente.
Cualquier día me descuelgo, PD.
Saludos
Fred Alvarez

María Antonieta Mendívil dijo...

Sí, aprovecha cualquier oportunidad. La gente tiene toda la gracia del ben anfitrión. Si me aceptas la sugerencia, te recomiendo "La puerta roja" para hospedarte. Encuentras información en internet y reservas a una dirección electrónica que ahí te facilitan. Tiene una biblioteca bellísima y una cocina exquisita. Gracias, Fred.