3.6.10

El desierto de quien escribe

Mi amiga Lourdes me lo pregunta: ¿Cuándo vienen a Chile Mariana y tú? Vive en una ermita en medio del desierto. Para mí ese desierto significa mucho: mi desierto, la soledad y el silencio, el desierto interno, la poesía de Zurita.

Así que he traido a Raúl Zurita rondando en mi oreja. Y hoy que he releído algún poema de caligrafías, recuerdo estas palabras de él en alguna entrevista:

"Tú no sabes bien qué vas a escribir, ni entiendes mucho lo que escribiste.
Uno no sabe bien quién tomó la voz cuando estaba escribiendo. No es el que toma
un bus ni toma un taxi, es otro el que habla, otra persona, otras personas toman
tu cuerpo y voz. Y tú no sabes mucho, sabes muy poco. El poeta no es para nada
dueño de las voces que puedan ocuparlo. A veces he creído que la Tierra tiene
sueños, y los poetas no son sino pequeños intérpretes de los sueños de la
Tierra".

6 comentarios:

Anónimo dijo...

- Es bello creer que "la tierra tiene sueños", pero los sueños son de los poetas -ustedes- de ese don maravilloso y esa magia que tienen para escribir; no se cansen nunca de hacerlo.

- Siempre que mencionas "caligrafías" se me viene a la mente el hecho de que ahora es muy poco lo que leemos escrito de puño y letra, que a veces ni siquiera conocemos la letra de personas cercanas nuestras, lo vamos dejando, cuando realmente es, bueno para mi punto de vista, algo muy importante y muy personal, y que tal vez nos uniría aún mas como seres humanos, como compañeros, como familia, como amigos...
Un abrazo Antonieta,
Eidania

María Antonieta Mendívil dijo...

Uy, con el segundo punto me haces pensar mucho, y sobre todo prolongar la reflexión acerca de escribir a puño y letra o directo a la compu, cuestión que traté hace poco. Creo que en lugar de adaptarme a escribir de la memoria al teclado debería probar con volver a entrenar mi puño, "mi caligrafía", porque siento que algo orgánico estoy perdiendo en el proceso.

Gracias, Eidania por hacerme ver claro algo que andaba rondando por ahí.

Un abrazo

Anónimo dijo...

- En una ocasión nos reunimos varios de mis hermanos porque necesitabamos firmar unos documentos, y nos sorprendimos al darnos cuenta que ninguno conocía la firma de los demás; igual hace ya varios días una de mis hermanas quedó de pasar a vernos a casa, pero tuvimos que salir y no la pude localizar, entonces opté por dejarle un recado escrito, diciéndole dónde encontrarnos, pues nos alcanzó y con el papel en la mano, me dice con una sonrisota: "oye, no conocía tu letra, qué bonita", pues a esto me refiero, somos tan cercanos y no conocemos letras, trabajemos en ello!. Aparte que es muy bonito cuando de repente encuentras algo escrito por personas que, o ya no están, o que amas y que son o fueron muy importantes en nuestra vida; si yo me emociono solo de ver en mis boletas de calificaciones, de hace un montón de años, la firma de mi papá al reverso, y en otras el nombre de mi papá con letra de mi mamá, o bien un pedazo de papel en donde anotarón algún número de teléfono.

Un abrazo!

Eidania.

Narolika dijo...

Que atinadas las palabras de este señor; frecuentemente al escribir solia transformarme, de ser humano a arbol, de arbol a flor, de flor a rìo y cuando regresaba en mi, era una mujer con mirada alegre...
Edina la poesia es de todos, tambien tuya, cuando sueñas, cuando crees, cuando hay una idea... Saludos

María Antonieta Mendívil dijo...

Fácilmente paso 12 horas escribiendo en el teclado. Por mi trabajo, por mi escritura, por la correspondencia. Y descubro que voy perdiendo mi habilidad para escribir a mano. No puedo hacerlo de manera fluida, es como tartamudeara en el trazo. Eso me estaba estorbando al escribir poesía, que siempre lo he hecho a mano.

Me haces recordar a una amiga, Libia, que era grafóloga, que descifraba unas sutilezas de la personalidad justo por la caligrafía; o la película Héroe, donde a través de la caligrafía veías las habilidades guerreras y espirituales del contrincante; y también un papelito con un recado de mi mamá haciéndome recomendaciones muy prácticas cuando me fui a vivir fuera de casa. Ese recado, con su letra manuscrita tan suelta desenfadadamente cuidada es una joya para mí. Gracias, Eidania.

María Antonieta Mendívil dijo...

Narolika:
Si tienes oportunidad lee la entrevista completa en:
http://www.destiempos.com/n11/gfcerdan.htm

Y si tienes la fortuna de encontrar un libro de él, no dejes de leerlo. Es extraordinario, y según Eduardo Milán, alguien que está renovando el lenguaje poético (y para mí, también la ética comprometida del poética, esa labor profética de antaño).

Gracias por pasar por aquí :D