1.6.10

Un buen gesto


Ya he comentado que en mi proyecto de poesía no me interesa emular las métricas de la poesía japonesa. Voy tras su estética. Voy tratando de descifrar cómo la refinación y sobre elaboración formal la logran mediante la simplificación estética.

Así que no sólo leo poesía, sino historia, narrativa (Genji, que es un largo retrato social) y ensayos.

Me he hecho de una buena colección por mis esfuerzos y la complicidad de él, que tiene un ojo fino y certero para los libros. Así fue como en uno de mis viajes apareció en el buró, junto a un florero con tallos floreados de duraznos, esta Gestualidad japonesa del excepcional Michitaró Tada.


El libro ha apasionado a tantos que me han visto con él comentando, leyendo, citando, que tiene una fila de segundos lectores. Es por eso que cuando lo extravié, mi hueco se reprodujo en el estómago de aquellos que esperaban su turno de lectura.

Pero lo he encontrado en mi primer sitio de búsqueda y en el último, porque no era posible que estuviera en otro lugar que no fuera ese. Así que lo he recuperado. Y con ello, la calma de mucha gente.

Quienes puedan echar mano de él, por favor, no duden en comprarlo. Es un libro sutil, divertido, profundo, exhaustivo. Está publicado en Adriana Hidalgo editora.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

No, definitivamente los omamoris son muy, pero muy efectivos!!!! qué gusto que ya lo encontraste; ahora entiendo el gran valor que para tí representa este libro, qué bien por ello. No tienes idea cuanto me gustaría tener mas tiempo para leer, aprender y conocer mas, pero entre el trabajo, niños, quehaceres de casa, queda poco tiempo para hacerlo, de verdad lo he intentado y al poco tiempo lo dejo de nuevo; pero seguiré intentándolo; sé que sobre el tiempo uno debe saber administrarlo, pero a veces, quisiera que el día tuviera mas horas. Estos son los 10 o 15 minutos diarios que le dedico a leer un poco, y claro, este nido está en mis "favoritos".

Saludos,

Eidania

María Antonieta Mendívil dijo...

¡Oye! De verdad que justo cuando me enviaste virtualmente los omamoris me encuentro el libro. Y qué honor, Eidania, que el poco tiempo libre lo inviertas un poquito por aquí. No te creas, nunca hay tiempo suficiente para leer. Yo quisiera poder leer más, y mi amigo Javo que lee más de 8 horas al día quisiera leer más. Es un placer inagotable y uno siempre siente culpa de su cuota de lectura, sea mucha o poca.

Vivir también es leer, me consuelo. Y te consuelo a ti.

Un abrazo :D

Prensa Mx dijo...

Te recomiendo "Karada" (cuerpo) en el que Tada explora el término como si fuera un ritual desmembramiento de su propia cultural.

María Antonieta Mendívil dijo...

¡Ah, muchas gracias por la sugerencia! Justo voy por estos días a DF y espero poder encontrarlo. Aquí en Hermosillo acaban de cerrar una librería más de las pocas que teníamos. Gracias por pasar por aquí.