24.1.11

Fragilidad


Los nervios de la recta final. La tensión de los últimos detalles. La presión del tiempo. Me piden nombre para el capítulo del accidente. No lo tengo. Pero sí tengo esta noticia, este imagen siempre perturbadora: la enorme máquina triturada, demostrando la fragilidad del papel y de la tela.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Uuuf; difícil :(. Sin palabras.

María Antonieta Mendívil dijo...

Sí, difícil. Es rara la sensación ante un accidente así. Un aparato tan poderoso como un avión, tan fuera de natura, de repente se vuelve trizas. Pareciera una pifia. Un fraude para el piloto que vuela creyéndose un héroe. Y lo es. Volar con esos aparatos es hacerlo en total desprotección y en las condiciones más adversas. Son aviones para acercarse a la tierra, no para elevarse. ¿No es una paradoja?