3.10.09

La nostalgia no es literal


Hemos perdido tanto: la capacidad de discernir, de jerarquizar, de sorprendernos, de indignarnos, de idealizar, de rebelarnos, de romper, de criticar, de opinar, de acertar, de equivocarnos, de sostener, de buscar congruencia. Hay un cinismo atravesándolo todo: la literatura, la música, el arte, la política.

Por eso cuando veo, escucho o leo algo que recupera la nostalgia, construyo una choza y me quedo ahí. La nostalgia es recuperar el alma de la pérdida.

Ahora que escribo sobre pilotos fumigadores, arraigados en el mundo rural, quise retomar la música norteña. No pude. La nostalgia por esos años de mi niñez no se reflejaba en las notas simples y festivas de esa música. Lejos de recuperar esos recuerdos me expulsaban de ellos. Aunque era la música que se escuchaba entonces, mis recuerdos no habitaban ahí.

Desistí.

Pero me topé con este grupo, Beirut, y su álbum “March of the zapotec”. Recordé claramente las fiestas con la banda sinaloense, los metales retumbando en mi pecho, azotándome, para que aceptara ese mundo como parte de mí. Rememoré la tristeza de ver el letargo del alcohol que corría a borbotones por las serpentinas de los barriles; el baile y caminar descompuesto de los borrachos. Las mujeres abanicándose lentas, sonrientes, en espera de un hombre tambaleante que las sacara a bailar.

Beirut me permite recuperar esa memoria, ese ambiente, pero no con literalidad. Es una reinterpretación de esa música, de esa tradición, de ese sopor, de ese mundo viril que se debate entre la frustración y la violencia.

Encontré. Escribí.

[les recomiendo probar algo de Beirut aquí o aquí]

8 comentarios:

Sylvíssima dijo...

beirut es uno de mis top 5 para iniciar y cerrar un día laboral, trompetitas y vocecita.

María Antonieta Mendívil dijo...

¿Tienes el disco? Luego hablamos del resto de tu top :D Un abrazote

FredBlog dijo...

Me encanta la forma que escribes; siempre que paso por tu nido encunetro cosas de interés
Gracia por descubrir a Beirut, mañana busco el disco.
Aprevecho para recomendarte un texto de Gustavo Martín Garzo: "La infancia del mundo"; EL PAÍS, 20/07/2008.
Lo encuentras en mi bitácora
http://fredalvarez.blogspot.com/2008/09/la-infancia-del-mundo.html
¡Un abrazo Marian!

María Antonieta Mendívil dijo...

Gracias, Fred, qué padre poder intercambiar información, visiones, lecturas, referencias. Me gusta mucho Gustavo Martín Garzo, y especialmente cómo transmina su escritura a través de los recuerdos sensoriales. Lo leeré. Muchas gracias [y si encuentras el disco, dime dónde, para buscarlo]. Un gusto, como siempre, tenerte por aquí.

Anónimo dijo...

Marian:
Tengo los discos oonmigo, los conseguí en Gandhi del centro de la Ciudad de México; sólo había una copia. La canción la Llorona está mal. Lástima.
Un abrazo
Fred Alvarez

María Antonieta Mendívil dijo...

Uy, y la Llorona es magistral. Me da esperanza saber que lo conseguiste en el DF. En Mix up he encontrado a Antony and the johnsons y a Iron & wine en la sección alternativa. Quizá por ahí anden también. Te felicito por la adquisición, Fred, y gracias por el aviso y la atención :D
Un abrazo.

Sylvíssima dijo...

De Beirut sólo tengo The flying club cup. A Iron and Wine y (beloved) Antony yo agregaría a Belle y Sebastian, a Thao a ArcadeFire/The postal service y, porsupuestísimo a Cat Power y con eso señores tiene uno para escribir horas y horas y horas y horas.

María Antonieta Mendívil dijo...

Para escribir tengo que buscar música según el mood de lo que escribo. Ahora he echado mano de cierta música folk, por el camino indie, claro, para entrar en ambiente. Todo se desarrollo en ambientes rurales, tanto en paisaje como en visión del mundo. Ha entrado Damien Rice, pero no Cat Power que es muy urbana. Y hablando de cats :D te recomiendo a Catbird, una danesa fabulosa.

Buscaré tus otras referencias. ¡Un abrazo!